Video: Los 10 momentos más memorables de Conor McGregor en la jaula Video: Los 10 momentos más memorables de Conor McGregor en la jaula
TweetShare35Pin35 SharesCuando Conor McGregor llegó a UFC en 2013 su misión era apoderarse del mundo de las MMA. En menos de cuatro años logró... Video: Los 10 momentos más memorables de Conor McGregor en la jaula

Cuando Conor McGregor llegó a UFC en 2013 su misión era apoderarse del mundo de las MMA. En menos de cuatro años logró su cometido. Conor pasó de pelear en una cartelera preliminar sin transmisión de televisión a ser el primer campeón de dos divisiones de manera simultánea. Generando millones en PPV y alcanzando cifras estratosféricas para UFC.

No conforme con lo que ha logrado en el mundo de las MMA, Conor entrará a un ring de boxeo a retar al boxeador más dominante de los últimos tiempos. Pese a su nula experiencia profesional en boxeo, es muy probable que la pelea rompa el récord histórico de ventas de PPV, establecido en mayo de 2015 cuando Floyd Mayweather se enfrentó a Manny Pacquiao.

La gente de MMAjunkie hace un interesante recuento por los 10 momentos más memorables de Conor McGregor dentro de la jaula en el siguiente video:

10. Bienvenido a UFC, Conor McGregor

McGregor era todavía un misterio cuando llegó a UFC. Venía de un pasado reciente exitoso en competencias menores con ocho victorias consecutivas por finalización, pero tenía dos derrotas por sumisión en sus inicios. UFC no quiso correr riesgos y lo incluyó en las viejas preliminares de Facebook (¿las recuerdan?) en la cartelera de UFC on Fuel TV 9.

McGregor liquidó a un agresivo Marcus Brimage en tan solo 67 segundos e inició con el pie derecho su camino hacia la cima de UFC.

9. La primera prueba

Conor McGregor llegaba a UFC 178 ante la oportunidad de enfrentar a un oponente rankeado: Dustin Poirier quien se encontraba en la casilla 11 de los pesos pluma. La confianza de McGregor creció en los primeros 90 segundos del combate, tras conectar una poderosa mano izquierda que hizo tambalearse a Poirier, instantes después llegaría otro puño de izquierda detrás de la oreja de Dustin para mandarlo a la lona. Conor lo terminaría con golpeo a ras de lona al 1:46 del primer asalto.

8. Yendo a la distancia

Fue hasta su décimo sexto combate cuando McGregor por fin llegó a las tarjetas de los jueces. El rival fue Max Holloway en UFC Fight Night 26. Max tomó la pelea con poca anticipación y Conor se lastimó una rodilla en el segundo asalto. Ingredientes que contribuyeron para una pelea sin mucha explosividad en la que Conor tuvo que recurrir a los derribos para ganar por puntos, consiguiendo 4 en los últimos dos asaltos y echándose a la bolsa una victoria por decisión unánime.

7. Doble campeón, parte 1

Antes de ostentar dos títulos en UFC, McGregor se alzó con los títulos pluma y ligero de la promotora europea Cage Warriors. Conor sometió a Dave Hill vía mata león (en la que sigue siendo su única victoria por sumisión) en junio de 2012 y meses más tarde, en diciembre del mismo año, se fajó el cinturón ligero tras mandar a dormir a Ivan Buchinger en el primer asalto.

6. Todos son iguales

Después de una gira mundial con José Aldo para promover su combate en UFC 189, el brasileño quedó fuera de la pelea debido a una lesión en la costilla. Chad Mendes, con un estilo totalmente diferente al de José Aldo, surgió como el reemplazo y tras preguntarle a Conor su opinión por el cambio de oponente, el irlandés se limitó a decir:

“Les patearé el trasero a ambos la misma noche si es necesario. El que esté frente a mí en el octágono será derrotado, para mí todos son iguales.”

5. Una muestra de determinación

Tras sufrir su única derrota en UFC a manos de Nate Diaz de manera humillante en UFC 196, McGregor insistió en obtener una revancha. Pese a poner en riesgo lo conseguido en años anteriores, Conor logró lavar la mancha en su récord e imponerse a Nate en una apretada decisión en UFC 202.

4. No vinimos a participar…

En su primera aparición como estelar de un evento de UFC. McGregor dio cuenta de Diego Brandao en el primer round ante 9,500 irlandeses enloquecidos en la Arena O2 de Dublín, Irlanda. Lo más memorable de esa noche serían sus emotivas declaraciones y el nacimiento de una de sus frases más populares:

“Tendrías que ser algo especial para venir a mi ciudad y arrebatarme esto. No hay un solo hombre en la tierra que pueda venir a este suelo y vencerme. Lo dije el año pasado: No vinimos a participar, vinimos a apoderarnos.”

3. Ganar o aprender

Tras despojar del título pluma a José Aldo en UFC 194, McGregor tendría la oportunidad de enfrentar a Rafael dos Anjos en UFC 196 y buscar el segundo título. Sin embargo el brasileño se fracturó un pie y la pelea se vino abajo. Con menos de dos semanas por delante, UFC le ofreció la pelea a Nate Diaz en lo que parecía una pelea de trámite para McGregor. El resto es historia, Nate sobrevivió un primer round complicado y se apoderó del combate en el segundo episodio, culminando su noche gloriosa sometiendo al irlandés.

Lejos de esconderse, Conor aceptó la derrota con inusual humildad:

“Estas cosas pasan, voy a aprender, voy a crecer. Tomé un riesgo y subí de división, no funcionó. Lo enfrentaré como un hombre, como un campeón y regresaré para hacerlo de nuevo.”

2. 13 segundos

La esperada pelea titular ante José Aldo por fin llegó en diciembre de 2015. Los juegos mentales de McGregor prepararon el escenario para un momento histórico. Aldo salió enfurecido a buscar conectar a Conor y este hizo gala de sus movimientos para esquivar el ataque del brasileño y responder con una letal mano izquierda que puso fin al reinado de 10 años de Aldo.

1. El primero en lograrlo

UFC 205 pasó a la historia por ser el primer evento en la ciudad de Nueva York. Conor McGregor grabó su nombre en el libro de los récords al convertirse en el primer campeón simultáneo de dos divisiones tras propinarle a Eddie Álvarez su primera derrota por TKO en casi 10 años.

Para hacer la hazaña aún más memorable, hay que destacar que la actuación del irlandés fue dominante. Alvarez lució como un amateur sin estrategia y pagó caros sus errores. Conor lo mandó a la lona un par de ocasiones con mucha facilidad, antes de conectar un impresionante contraataque de cuatro golpes que marcó el principio del fin para un abrumado Eddie Alvarez.

 

Síguenos en: