Los 5 momentos más extraños del UFC en el 2017 Los 5 momentos más extraños del UFC en el 2017
TweetShare16Pin16 Shares TweetShare16Pin16 Shares Los 5 momentos más extraños del UFC en el 2017

#2 Conor McGregor se mete a la jaula de Bellator

La estrella de UFC puede no haber peleado una sola vez en el 2017, pero de todas formas se las ingenió para acaparar reflectores, aunque fuera por las razones equivocadas.

Como en noviembre cuando acudió como espectador a Bellator 187 en Dublín, Irlanda. Tras la victoria de su compañero Charlie Ward, el irlandés brincó la malla y subió a la jaula a festejar con Ward.

McGregor no tenía autorización para entrar a la jaula y el réferi (Marc Goddard) ni siquiera había dado la decisión oficial, por lo que le pidió a Conor que se fuera. McGregor reaccionó fúrico, empujando a Goddard y gritándole mientras Marc procedía a revisar al peleador derrotado.

Eventualmente sacaron de la jaula a McGregor pero sin importarle, simplemente corrió hacia el otro lado y se subió a la malla para seguir festejando con Ward. Un oficial de Bellator intentó bajarlo y de nueva cuenta vimos la furia del irlandés, quien lanzó un golpe a la cara del oficial.

#1 Demetrious Johnson entra a Matrix para someter a Ray Borg

Hemos decidido cerrar esta lista de momentos extraños con uno positivo y espectacular, pero no por eso menos extraño. Demetrious Johnson, el mejor peleador libra por libra de la actualidad, consiguió implantar un nuevo récord de defensas de campeonato y lo hizo de manera espectacular.

Con la pelea a punto de terminar en el quinto asalto, Demetrious se encaminaba hacia una cómoda victoria. Había dominado los cinco episodios y tenía la espalda de su oponente. En vez de esperar a que se agotara el tiempo, el campeón optó por inventar un momento épico que nunca antes se había visto.

Submission Demetrious extraños

Lanzó a Borg al aire, y mientras caía, se lanzó sobre él para tomarle el brazo y encajar una hermosa barra de brazo, cayendo ambos al suelo con la sumisión ya colocada. Un momento imperdible y totalmente inesperado que nos dejó a todos con la boca abierta. Diez repeticiones después, seguíamos maravillados de la habilidad y rapidez del campeón para ejecutar una secuencia de movimientos complejos en centésimas de segundo, como si estuviera en la Matrix.