Santiago Ponzinibbio enloquece a Argentina con brutal KO Santiago Ponzinibbio enloquece a Argentina con brutal KO
Santiago Ponzinibbio demostró que es uno de los peleadores más subestimados de UFC. El argentino le pasó por encima a Neill Magny, y lo... Santiago Ponzinibbio enloquece a Argentina con brutal KO

Santiago Ponzinibbio demostró que es uno de los peleadores más subestimados de UFC. El argentino le pasó por encima a Neill Magny, y lo hizo con paciencia y efectividad.

Con la victoria, Santiago Ponzinibbio ahora suma siete consecutivas -solo detrás de las ocho de Kamaru Usman. El argentino ha ganado nueve de sus once peleas en UFC, cinco de ellas por KO/TKO.

Ponzinibbio se encaminó hacia el triunfo prácticamente desde el inicio del combate. En los primeros instantes de la pelea Santiago asestó un efectivo jab de izquierda justo en el ojo de Magny. Neil resintió el impacto y de inmediato se llevó la mano al ojo. A partir de ahí, la visibilidad del norteamericano se vio afectada y nunca pudo sentirse cómodo en la jaula.

Santiago aprovechó para mantener la presión y llevar a Magny contra la malla. Quizás el momento más difícil para el local llegó de manera accidental. Luego de un intercambio, las cabezas de Magny y Ponzinibbio chocaron y Santiago resultó con un párpado cortado.

El referee detuvo brevemente el combate para que el doctor pudiera revisar a Santiago. La ansiedad de Ponzinibbio era palpable. Afortunadamente el doctor considero que el corte no era grave y se reanudaron las hostilidades.

De ahí en adelante la pelea sería de un solo lado. El jab y las patadas a la base de Ponzinibbio lo ponían cada vez más cerca del triunfo. Santiago derribó varias veces a Magny con esas patadas a una daña pierna izquierda de Neil.

En cada ocasión Neil invitaba a Santiago al suelo, pero el argentino declinaba y lo esperaba en la pelea de pie. Parecía solo cuestión de tiempo para que Magny no pudiera continuar, sin embargo Neil demostró que es un tipo duro. Prácticamente en una sola pierna, Magny nunca dejó de defenderse y lanzar golpes.

Eventualmente en la mitad del cuarto asalto un cruzado de derecha le apagaría dramáticamente la luz a Neil Magny. El norteamericano cayó fulminado, de cara a la lona.