Lo mejor de Conor McGregor, todas sus peleas ganadas Lo mejor de Conor McGregor, todas sus peleas ganadas
TweetShare573Pin573 Shares Conor McGregor se ha vuelto el nombre más popular en el mundo de las MMA. El irlandés es amado por millones y... Lo mejor de Conor McGregor, todas sus peleas ganadas

Conor McGregor se ha vuelto el nombre más popular en el mundo de las MMA. El irlandés es amado por millones y odiado por otros tantos, sin embargo nunca pasa desapercibido.

En esta ocasión iniciamos con una nueva sección que esperamos sea de su agrado, “Lo mejor de…” Tras una apretada votación, se decidió iniciar con Conor McGregor.



El 9 de marzo de 2008, a los 19 años, Conor McGregor hizo su debut profesional en MMA. Lo hizo en las 155 libras, derrotando a Gary Morris por la vía del TKO en marzo de 2008. Ocho semanas más tarde sumaba un segundo triunfo por la misma vía ante Mo Taylor. De nueva cuenta, dos meses después, volvía a la acción. Esta vez debutando como peso pluma y siendo derrotado por Artemij Sitenkov, por una barra de rodilla.

Tras su primera derrota, Conor dejaría pasar cinco meses antes de volver a competir. McGregor venció por TKO a Stephen Bailey en diciembre del 2008, pero no estaba seguro sobre su futuro. Fue su madre quien habló con su entrenador John Kavanagh y convencieron a Conor de seguir peleando.

Sería hasta octubre de 2010 cuando Conor McGregor volvería a pelear. ‘The Notorious’ superó a Connor Dillon por TKO luego de que Dillon se lastimara una pierna tras una patada bloqueada por McGregor. Siete semanas más tarde, Conor subía nuevamente a peso ligero y era sometido por Joseph Duffy.

A partir de ahí comenzó la racha de victorias más larga de su carrera, llegando a sumar 15 consecutivas. El 2011 fue el año más ajetreado de su carrera, peleando cinco veces y ganando todas por KO/TKO. Ya en el 2012, McGregor conseguiría su primer cinturón pluma al vencer a Dave Hill en Cage Warriors 47. Seis meses después, recibía la oportunidad de disputar el título ligero y lo conseguía al vencer brutalmente a Ivan Buchinger.

Con dos cinturones a cuestas, Conor McGregor recibía el llamado de UFC. El irlandés recibió la oportunidad de debutar en una cartelera en Suecia y aprovechó su momento a la perfección. Un espectacular KO sobre Marcus Brimage en el primer round le valía el bono a KO de la noche y que su nombre empezara a ser conocido fuera de su país.

En su segunda pelea en UFC, competiría en Estados Unidos por primera vez. La enorme comunidad irlandesa que vive en Boston se volvió loca con la presencia de Conor McGregor. En aquella noche de agosto del 2013, ‘The Notorious’ enfrentó a un joven hawaiano llamado Max Holloway. El combate fue parejo por momentos, pero al final McGregor conectó los mejores golpes y se impuso por decisión unánime.

Un año más tarde, McGregor protagonizaba su primer evento, y lo hacía en su natal Dublín, Irlanda. Conor cumplió con las expectativas y noqueó a Diego Brandao en el primer round. A partir de ahí su carrera despegó como un cohete.

Victorias por TKO sobre Dustin Poirier y Dennis Siver, además de su carisma y popularidad, le valieron una oportunidad titular ante el rey de los pluma, Jose Aldo. Ya con el total respaldo de Dana White y UFC, McGregor y Aldo viajaron en una costosa gira de medios que los llevó a cinco países en doce días. La mesa estaba puesta para la pelea más importante en la historia de UFC, según Dana White. Sin embargo el 23 de junio de 2015, 18 días antes de la pelea, se confirmó que Jose Aldo se había fracturado una costilla.

Conor McGregor se mantuvo en la cartelera y enfrentó a Chad Mendes por el título interino de peso pluma. Tras pasarla mal en el primer asalto, sobre todo en la pelea de piso, Conor sacó ventaja del poco entrenamiento de Mendes y lo noqueó al final del segundo asalto.

La esperada pelea con Jose Aldo por fin llegó, el 12 de diciembre de 2015. Ahí, Conor McGregor hizo historia al fulminar al brasileño en tan solo 13 segundos. De inmediato el siguiente plan en la mente del irlandés era disputar el título de peso ligero. Tomando en cuenta su popularidad y éxitos en ventas, UFC accedió y programó su pelea ante el entonces campeón Rafael dos Anjos para UFC 196, en marzo del 2016.

Sin embargo, una lesión de Rafael lo dejaba fuera de combate. De nueva cuenta McGregor accedió a permanecer en la cartelera y de manera inesperada el rival elegido fue Nate Diaz. Como Nate estaba de vacaciones al aceptar la pelea, se acordó que fuera en 170 libras. Diaz sorprendió al mundo al someter a McGregor en el segundo asalto. El irlandés se olvidó del título pluma y se aferró a exigir una revancha con Nate.

El 20 de agosto de 2016, Conor McGregor lograba cobrar venganza al superar a Nate Diaz por decisión mayoritaria. Su siguiente objetivo era el mismo de antes que apareciera Nate, el título de peso ligero. El monarca en ese momento era Eddie Alvarez y gustoso aceptó la pelea ante McGregor.

El 12 de noviembre en UFC 205, Conor McGregor se convirtió en el primer campeón simultáneo de dos divisiones de UFC al vapulear a Eddie Alvarez en el segundo asalto. Un par de semanas más tarde por fin era despojado del título pluma debido a su nula intención de defenderlo. Después vino la absurda pelea millonaria en boxeo ante Floyd Mayweather, y en el proceso fue despojado también del título de peso ligero.

Finalmente, tras casi dos años de ausencia en el octágono, regresó en UFC 229 buscando recuperar el título. El campeón Khabib Nurmagomedov lo derrotó de manera contundente y con facilidad en el cuarto asalto.

Se especula que McGregor permanece inactivo esperando el desenlace de UFC 242. En su mente, tiene méritos para pedir una revancha contra quien sea que resulte ganador entre Khabib y Poirier.