Paige VanZant se suma a las quejas salariales contra UFC Paige VanZant se suma a las quejas salariales contra UFC
La peso mosca de UFC Paige VanZant se une a las recientes críticas respecto al esquema salarial de UFC. Paige, quien se encuentra en... Paige VanZant se suma a las quejas salariales contra UFC

La peso mosca de UFC Paige VanZant se une a las recientes críticas respecto al esquema salarial de UFC.

Paige, quien se encuentra en la última pelea de su contrato, asegura que puede ganar más dinero en Instragram que en el octágono. En una entrevista para ESPN VanZant habló abiertamente de cuánto le paga UFC.



“Todo el mundo sabe cuánto gano. Yo gano $46,000 por pelear. $46,000 por presentarme y $46,000 si gano. No voy a ocultar eso porque todo el mundo lo sabe. Yo puedo ganar mucho más dinero simplemente promoviendo marcas en Instagram. ¿Por qué habría de alejarme de todo el increíble éxito de Dancing with the Stars? Gané más dinero en Dancing with the Stars que en toda mi carrera en UFC combinada. Todas mis peleas, todas mis victorias, todos mis bonos. Eso solo demuestra que el dinero está ahí.”

Paige asegura estar 100% concentrada en su pelea ante Amanda Ribas en UFC 251. El plan de VanZant es brindar una gran actuación, ganar su pelea, y explorar la agencia libre. Aunque desea permanecer en UFC, quiere una sustancial mejora en su contrato. Conseguir la victoria ante la brasileña que parte como favorita, sería un gran paso en esa dirección.

“Me encanta pelear, es lo que amo hacer. Y para esta pelea dejé ir a todos mis patrocinadores. No he publicado una sola cosa en Instagram. Nada me importa más que esta pelea. Es un nuevo comienzo para mí. No estoy promoviendo ningún patrocinador. No tengo nada. Solo estoy emocionada por salir ahí a demostrarle mi valor a todo el mundo, y creo que peleando es cómo haré eso.”

Paige está en UFC desde 2014 y tiene un modesto récord de 5-3. Sin embargo está convencida que el valor de su marca amerita que incrementen su salario.

Relacionado: Jorge Masvidal responde a la nueva locura de Dana White